Home / Columnas / Enemigos de Murat no descansan ni pueden dormir

Enemigos de Murat no descansan ni pueden dormir

La celebración de los Fieles Difuntos cumplió el cometido espiritual. Los dos primeros días de noviembre fueron consagrados a la reflexión, tanto en hogares de la importante familia oaxaqueña como en el Gobierno del Estado.

Con flores, copal, luz y música, recordaron a los seres queridos, por ejemplo, al papá o la mamá que murieron (vaya paradoja) para aspirar a la vida eterna. Los deudos hicieron el balance de lo que ha sido una existencia material sin la presencia de los más importantes.

Sacaron cuentas de lo pendiente, las recomendaciones que les dejaron y no han sido atendidas por negligentes o porque simplemente no quieren hacerlo.

En la mayoría de los casos se trata de una importante tarea pendiente, a medias. Las recomendaciones que papá y mamá dejaron antes de partir, recomendaciones exactas, para construir una existencia sin complicaciones, con más luz que sombra, sin sobresaltos extras, los que más tarde enferma al convertirse en padecimientos incurables.

Bien por la familia en unidad. Una vez más se refrendaron como la célula importante de la sociedad; sobre quienes descansa el peso de las instituciones. Jóvenes y adultos, mujeres y hombres con la posibilidad de cambiar al país. Tienen la capacidad absoluta para decidir en las urnas, quién se queda o cual se va, también, quiénes llegan.

En el Poder Ejecutivo algo similar sucedió de manera personal y a través del celular o demás ejemplos de la tecnología en materia de comunicación. Alejandro Murat y sus compañeros del gabinete legal y ampliado ratificaron lealtad y el compromiso con Oaxaca.

Se comprometieron a ser eficientes todos los días en que permanezcan al frente de la responsabilidad encomendada por el gobernador Alejandro Murat.

Inspirados en el oficio político del Joven gobernante sin descansar un solo instante (es su responsabilidad) para trascender como uno de los mejores gobiernos de todos los tiempos, para bien de los oaxaqueños, secretarios y demás ejemplos de funcionarios ya trabajan en sus respetivas áreas de responsabilidad para alcanzar otra dimensión en la reconstrucción de los municipios afectados por los sismos de septiembre pasado.

Lograrlo, significa también la reactivación económica, generación de empleo, la proyección turística de Oaxaca, que esta temporada de muertos contó con la presencia solidaria de visitantes nacionales y extranjeros, apoyando a la entidad a través de la importante derrama económica dejada.

Sus compañeros de trabajo gubernamental ratificaron el concepto de lealtad al amigo y hermano Gobernador de Oaxaca. Cerrar filas por la entidad, por los oaxaqueños en la desgracia material, por quienes aspiran a una existencia en paz, con justicia y la posibilidad de encontrar un ambiente de desarrollo laboral, económico y social.

El concepto lealtad es importante en estos momentos, justo cuando
Alejandro Murat se acerca a lo que será su primer informe de gobierno. El protocolo de la rendición de cuentas a Oaxaca, lo que ha hecho a lo largo de sus primeros 365 días de labor, lo que no pudo hacer, también, lo que con ayuda de todos podrá concretar más adelante.

Vaya que el ejemplo de lealtad en los hechos es importante en este
momento.

Los enemigos de Alejandro Murat no descansan, no pueden dormir. Quieren descarrilar un gobierno de intensa actividad en donde los resultados tendrán que aparecer más adelante, pronto, pero aún no.

No le perdonan su victoria en las urnas, menos, el haber convertido a Oaxaca en territorio presidencial, con importante número de visitas de Enrique Peña Nieto, a la región del Istmo de Tehuantepec, desde donde comprometió la palabra por la reconstrucción de todos los municipios afectados por los sismos de septiembre pasado.

Por ejemplo, los francotiradores se convulsionarán cuando comprueben que fallaron, que con torpeza adelantaron los tiempos. No lo creerán cuando vean el retorno a la actividad política de Saulo Chávez Alvarado y Tomás González Ilescas, ex delegados estatales de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), respectivamente.

Afortunadamente se trata de dos oaxaqueños que cumplieron con su
responsabilidad.

Alejandro Murat es el mejor informado. Diversos canales de información lo atienden diariamente. El gobernador reconoce compromisos, sobre todo el de la lealtad, eficiencia y transparencia para con Oaxaca, para con el proyecto político diseñado para la entidad.

Los enemigos de Murat y de Oaxaca no descansan, están de fiesta,
entretenidos en lo menos importante. Celebrando por adelantado. Pensando que ganaron, que le hicieron un hoyo al proyecto de gobierno, pensando que a través del golpeteo pueden alcanzar lo que no pudieron en las urnas.

About admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *